Please enable JS

Mujer, ingeniera y deportista

Mujer, ingeniera y deportista

Mujer, ingeniera y deportista

06/11/2018 / Carmen Castaño Camberos /Entrevistas

“Los equipos de trabajo mixtos aportan un valor extra” afirma Carmen Castaño, ingeniera telemática y jugadora de la Superliga Femenina 2 de Voleibol. Actualmente lidera un equipo de trabajo en el área proyectos de servicios sanitarios en la delegación de IECISA Extremadura.


La falta de referentes y modelos a seguir entre las niñas en el sector tecnológico y la necesidad de visibilidad de la mujer en puestos directivos, fueron dos cuestiones mencionadas en el encuentro organizado recientemente por IECISA, en colaboración con el Gobierno de Aragón, para evaluar la situación de la mujer en el ámbito tecnológico y valorar medidas a desarrollar para facilitar su incorporación a este sector.

Esta falta de visibilidad, y consecuente falta de modelos a seguir entre las niñas, puede aplicarse también al mundo del deporte. El escaso impacto mediático de mujeres deportistas es una queja común entre muchas de nuestras grandes campeonas. Un ejemplo de iniciativa para poner de relieve esta situación fue la I Gala de Mujeres Deportistas celebrada el 25 de octubre en Madrid, cuyo objetivo era “dar visibilidad a las mujeres deportistas, para honrar su talento y para que sean referentes para niñas y jóvenes”.

Carmen Castaño Camberos (Cáceres, 1981) es ingeniera telemática y jugadora del Extremadura Arroyo Voleibol de la Superliga Femenina 2. Especializada en proyectos estratégicos y tecnológicos en el ámbito de la sanidad pública, forma parte desde mayo de 2018 de la delegación de IECISA en Extremadura como directora del Proyecto JARA -Sistema de Gestión Asistencial, Recursos Humanos y Gestión Económica Financiera del Servicio Extremeño de Salud-.

En su faceta como deportista, junto con el resto de su equipo de voleibol, Carmen es un ejemplo no solo para las niñas del pueblo cacereño de poco más de seis mil habitantes, Arroyo de la Luz, sino para toda la comunidad extremeña.

El Club Voleibol Nuestra Señora de la Luz, conocido también como Voleibol Arroyo, nació a finales de los 70 por iniciativa de un maestro del pueblo con el objetivo de que las niñas practicasen un deporte -“y no sólo fueran espectadoras de los partidos de fútbol de sus novios”-. Su primer equipo, el Extremadura Arroyo Voleibol, tras haber militado cuatro años en la Superliga 1 -máxima categoría del voleibol español-, es un referente a nivel deportivo y social para toda Extremadura, muy implicado en diversas iniciativas sociales y a favor de la igualdad y el empoderamiento de la mujer.

El pasado año descendió a Superliga 2, categoría en la que se está afianzando la incorporación al equipo senior de jóvenes jugadoras de la cantera, asegurando así el relevo generacional y manteniendo el 70-80% de la plantilla del primer equipo con gente de la casa.

¿Crees que es necesario dar más visibilidad a la mujer en ciertos ámbitos en los que, históricamente, ha estado menos representada?

Concretamente, en el caso del deporte, creo que es importante darle la visibilidad que se merece. No por ser deporte femenino, sino por los grandes logros que se están alcanzando. Sin ir más lejos, en Río 2016 las mujeres consiguieron más medallas que sus compañeros. Grandes deportistas como Mireia Belmonte, Carolina Martín o Lidia Valentín, entre otras, no tienen el impacto mediático que deberían tener.

También considero totalmente necesario proporcionar a las niñas modelos a seguir sobre los que verse reflejadas. Esta falta de referentes se traduce, por ejemplo, en el elevado índice de abandono de la práctica deportiva en chicas adolescentes. Es importante hacerles ver que las mujeres podemos compaginar nuestras vidas personales y carreras profesionales con la práctica deportiva a cualquier nivel, ya tengamos 15, 30 o 60 años.

Mencionaba Elena Salgado, ingeniera y economista, presidenta de la Asociación Española de Empresas de Consultoría, durante el foro ¿Cómo incentivar la presencia de la mujer en el sector TIC?, celebrado el pasado 17 de octubre en Zaragoza, que ella era la única mujer entre 400 estudiantes de ingeniería. ¿Cuál es tu experiencia, como mujer y profesional del sector tecnológico?

Creo que, aunque muy lentamente, la incorporación es una realidad. Cada vez hay más mujeres en el sector. También vamos ocupando puestos de responsabilidad. Por supuesto, la preparación y conocimientos no dependen del sexo de la persona, pero, lo que sí podemos aportar como mujeres, es el talante conciliador y social, la empatía y los puntos de vista diferentes a la hora de aportar soluciones. En definitiva, la diversidad suma en las organizaciones, y nos complementamos con la forma de trabajar y gestionar de nuestros colegas masculinos. Por ello considero que los equipos de trabajo mixtos son más enriquecedores y aportan un valor extra a los proyectos TIC.

Afortunadamente, en el proyecto que dirijo en la actualidad, la presencia de mujeres, en todos los equipos de trabajo implicados, pero sobre todo en puestos de responsabilidad, supera considerablemente los datos arrojados en el pasado foro Mujer TIC celebrado en Zaragoza. Aunque, por supuesto, aún nos queda camino por recorrer.

Hablando de equipos, vuelves al club en el que te iniciaste. Tras una interrupción que te llevó a las Islas Baleares, te incorporas a la delegación de IECISA en Badajoz.

IECISA Extremadura está apostando por incorporar a profesionales que hasta ahora veníamos desarrollando nuestra carrera profesional fuera de nuestra tierra, lo que pone de manifiesto el apoyo de la compañía al talento local y la intención de crear un equipo de trabajo estable en la región para ofrecer su experiencia y gestión al más alto nivel en los importantes proyectos que desarrollamos en la región, atendiendo a clientes de los sectores público y privado.

IECISA tiene un fuerte peso en la región. Me gustaría destacar el proyecto JARA, Sistema de Gestión Asistencial, Recursos Humanos y Gestión Económica Financiera para el Servicio Extremeño de Salud, del que actualmente ejerzo las funciones de directora de proyecto. También trabajamos en ALCÁNTARA, el proyecto de implantación del Sistema Económico Financiero de la Junta de Extremadura. El proyecto SIREX, de implantación y certificación del Sistema de Intercambio Registral de la Junta de Extremadura y el proyecto LIM, de implantación de un laboratorio de bioimpresión médica 3D en el Centro de Cirugía de Mínima Invasión, en Cáceres.

No dejamos la región extremeña y continuamos con proyectos, esta vez deportivos. Parece que el Extremadura Arroyo de voleibol, pese a las lesiones que han lastrado al equipo, empieza a remontar.

Ya con todas nuestras jugadoras recuperadas llevamos cuatro victorias consecutivas, entre ellas la del 28 de octubre contra el líder Torrejón. Tras la victoria del pasado fin de semana contra Cuesta Piedra de Tenerife nos encontramos a tan sólo tres puntos del primer puesto de la clasificación del Grupo A.

Nuestro objetivo apunta alto, estar entre los cuatro mejores clasificados de la primera vuelta para optar a jugar la Copa de la Princesa el fin de semana del 13 y 14 de enero, y poder disputar la Fase de Ascenso a la Liga Iberdrola -Superliga 1- al final de temporada.

¡Mucha suerte y enhorabuena campeonas!

Para conocer un poco más la historia del club, accede al reportaje emitido en Teledeporte sobre el equipo: "Mujer y deporte - Extremadura Arroyo 30 Voleibol"

Comentarios/0