Please enable JS

Mi asistente turístico es un robot

Mi asistente turístico es un robot | IECISA

Mi asistente turístico es un robot

30/10/2018 / Angel Luna /Transformacion digital,.categoriesblogsTurismo

Los avances en la interacción humano-robot, la integración de sistemas de aprendizaje automático y el uso de sistemas cognitivos están marcando el futuro de la robótica, que en el caso de los robots de servicio se espera que crezcan del 20 al 25 por ciento de 2018 a 2020, según la Federación Internacional de Robótica.


Banca, logística, marketing, educación, retail, entretenimiento, transporte, seguros… son muchos los sectores que pueden aprovechar las posibilidades de la robótica cognitiva. Uno de ellos es turismo. Pepper, el asistente desarrollado por SoftBank Robotics, ha sido adaptado como bot turístico. Para ello se le ha entrenado con contenidos culturales -principales museos, horarios y direcciones- de la ciudad de Madrid en inglés, mejorando con ello la experiencia de los turistas angloparlantes que visitan la ciudad, ya que el robot entiende y habla en su propio idioma. Un entrenamiento que a su vez, se ha enriquecido recientemente, incluyendo eventos culturales publicados por madrid.open.data, así como los mejores restaurantes de la ciudad, clasificados por tipo de cocina.

Avanzado punto de interacción con clientes, pacientes o empleados


Diseñado para relacionarse con humanos, fomenta la empatía y la confianza, unas capacidades que convierten a este asistente robótico en un avanzado punto de interacción con clientes, pacientes o empleados. Sus funcionalidades van más allá de la gestión y exposición de contenidos, e incluyen desarrollo de aplicaciones, consultoría y adecuación de procesos mediante service design, analítica y conocimiento del cliente e integración de sistemas. Su adaptación a los diversos sectores es sencilla: permite mostrar una aplicación Android y asistirla con el comportamiento del robot.

Es capaz de entender la voz humana, traducirla a texto y responder al interlocutor mediante voz. Incorpora capacidad de aprendizaje, recogiendo todos los datos que recibe. Cuenta con sistemas de percepción e interacción con el entorno y capacidad de entendimiento de emociones -analizando qué se dice, cómo se dice y comunicación no verbal-, adaptándose al contexto emocional y léxico de la conversación.

Su tecnología de reconocimiento facial, en conjunción con soluciones de onboarding digital y movilidad, le permiten identificar a un viajero en el momento de acceder a un medio de transporte o a un hotel, reconociéndole y facilitándole las credenciales necesarias para hacer uso del servicio contratado de forma desatendida.

Servicios de valor añadido a precio razonable


Los avances de la inteligencia artificial, los servicios en la nube y el procesamiento del lenguaje natural han permitido la aparición de estos asistentes que ofrecen servicios de valor añadido a un precio razonable.

Es casi habitual ya su presencia en ferias y congresos, donde se convierten en un elemento diferenciador de marketing. También aportan soluciones innovadoras en retail, creando experiencias en el punto de venta, que suman agilidad a los procesos con su integración directa con sistemas de venta y analítica.

Un nuevo modelo de oficina bancaria puede utilizar sus funcionalidades para informar sobre productos y servicios y para agilizar tareas en el banco, de forma que aquellas funciones más rutinarias puedan ser desempeñadas con el robot. También para presentar servicios innovadores. Cualquier servicio que pueda ofrecerse por internet –o incluso sin internet- puede ser satisfecho a través del asistente. Todo ello sin olvidar el elemento de entretenimiento, mejorando la percepción de espera y atención a los clientes.

Es útil también en el sector sanitario, aplicando su inteligencia artificial a la salud, como asistente a enfermos y personas mayores o en salas de pediatría.

La importancia del Diseño de Interacción con Usuario


El conjunto de principios de diseño centrado en el usuario conocido colectivamente como Design Thinking es, en resumen, un sistema de pensamiento que se apoya en la empatía con los usuarios, la creación de prototipos puestos a prueba inmediatamente y la tolerancia para el fracaso como la mejor forma de aprender y mejorar mediante realimentación. El Design Thinking es la mejor herramienta que tenemos para dirigir los procesos de experimentación en la organización y desarrollar una cultura organizacional receptiva y flexible.

Esta metodología permite poner al consumidor de los servicios que puede facilitar un robot, como Pepper, en el centro del diseño de todas las interacciones de la persona con el sistema a través de una interfaz rica y tan novedosa como ésta. Enfoque éste fundamental teniendo en cuenta el grado de libertad que el usuario puede tener en su interacción con el robot empleando el lenguaje natural, y la riqueza de los servicios que se pueden llegar a prestar.

Seguridad e integración


Como explicaba recientemente en una entrevista Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación de Inteligencia Artificial del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el binomio personas y robot funciona a nivel laboral. Y así lo creo yo también. Las tareas desempeñadas por los robots nos sirven a los humanos para tomar mejores decisiones y trabajar en equipo con ellos.

Comentarios/0