Please enable JS

Localización inteligente: ¿Geoposicionas o geogestionas?

Localización inteligente: ¿Geoposicionas o geogestionas?

Localización inteligente: ¿Geoposicionas o geogestionas?

24/10/2017 / Ignacio Durán Boo /Geo y Catastro

El ser humano es básicamente visual, como lo demuestra el hecho de que hay más neuronas dedicadas a la vista que al resto de los sentidos juntos, y que el 40% de todas las fibras nerviosas conectadas al cerebro están unidas a la retina, construyendo  el sistema básico que soporta nuestra “inteligencia visual”. Sobre esta “inteligencia visual” se construyen los procesos de  la “Location Intelligence”, o Localización Inteligente.


Esta “inteligencia visual” es además dinámica, puesto que aporta la información necesaria para realizar de forma constante e inconsciente multitud de acciones cambiantes: desde cómo dar el próximo paso, hasta situar nuestro dedo sobre la tecla exacta que queremos pulsar, de entre las más de 100 que tiene nuestro teclado. Es en este escenario de constante cambio del entorno donde mejor se aprecia la diferencia entre el simple geoposicionamiento y una acción compleja de geogestión.

Para entender la diferencia entre geoposicionar o geogestionar, veamos este simple gráfico:

Geoposicionar o geogestionar

El punto A se refiere a la posición de un león, y el B a la situación de una presa que acaba de localizar. Hasta aquí estaríamos en un ejemplo de simple geoposicionamiento, puesto que el león se limita a situar a la presa en una coordenada geográfica concreta, sin más resultados.

Sin embargo, iniciada la persecución, el león acaba dando caza a la presa en el punto C, para lo cual ha tenido, al menos,  que:

-identificar de qué tipo de presa se trata (una gacela, una cebra, un búfalo, etc.)

-identificar las características de la presa (es un adulto o un joven, está sano o enfermo, etc.)

-predecir cuál será la dirección de huida, (en función de las características del terreno, posición, etc).

-predecir cuál será el punto exacto donde se producirá la captura, atendiendo a su velocidad y la de la presa.

Pero además, y esto es básico para entender la importancia de la acción, ha tenido que tomar de forma instantánea varias decisiones, corrigiendo la trayectoria inicial y definiendo un nuevo punto previsible de captura cuando se han producido determinadas circunstancias críticas, como por ejemplo el cambio de velocidad o de dirección de la presa en su huida.

Lo que ha hecho el león para lograr cazar a su presa es geogestión, o expresado con una terminología más científica y reconocida, ha aplicado una metodología completa de Localización Inteligente (LI), si bien limitada a sus propias capacidades naturales.

La Localización Inteligente es una disciplina que permite convertir los datos geográficos en resultados para el desarrollo útil de todo tipo de actividades,  a través del enriquecimiento de estos datos, la visualización y el análisis iterativo de información.

Se distingue de las herramientas tradicionales en que supera su visión, creando una zona de intersección en la que se desarrollan conjuntamente herramientas de BI, de análisis geoespacial, y de visualización de datos, tal y como se resume en la siguiente imagen:

localización inteligente

Desde esta aproximación, y trasladado al ámbito de las tecnologías de la información, la Localización Inteligente se situaría en el cuadrante superior derecho de una matriz cuyos ejes fueran, por un lado,  la naturaleza de los datos, -geográficos o no geográficos-, y por el otro el nivel de agregación de los datos, lo que permitiría definir cuatro escenarios diferenciados, como se describe en esta imagen:

localización inteligente

Es obvio que cualquier modelo de Localización Inteligente ha de tener en consideración la relación constante que existe entre espacio y tiempo, puesto que permanentemente pueden alterarse los eventos que se desarrollan sobre cada coordenada geográfica, lo cual es especialmente crítico en las grandes ciudades. Aparece entonces la necesidad de realizar un análisis deíctico del espacio urbano, concepto que ya desarrollamos en otra entrada anterior del blog, "Análisis deíctico de la ciudad mediante la aplicación de GIS y Big Data"

Para entender el “estado del arte” de la Localización Inteligente conviene ver lo que ocurre a nuestro alrededor y comprobar que es ya una tendencia generalizada y en expansión, aplicada por los grandes generadores de información del sector privado, como el BBVA, -a través de BBVA-Data-, o Telefónica -a través de LUCA y sus casos de éxito-, muchos de los cuales incluyen experiencias de Localización inteligente-.

Para responder a las necesidades que surgen con esta nueva forma de geogestionar, en IECISA hemos innovado nuestra oferta de servicios geográficos, para lo cual se ha integrado el área de geosoluciones dentro del laboratorio Big Data. Esta integración permite ofrecer a los clientes instrumentos eficientes de geoanalítica sobre los cuales desarrollar distintos procesos de Localización Inteligente, algunos de los cuales tan atractivos como la herramienta “smart taxes”, que permite mejorar sustancialmente los tributos municipales a través del geoposicionamiento constante de los distintos hechos imponibles y sujetos pasivos, o LOGWIST (logistics without storage), la solución definitiva para prescindir de la fase de almacenamiento en los procesos de logística, que conectará a fabricantes, transportistas, responsables de la entrega, y consumidor final, participando todos ellos de la cadena de valor y evitando muchos de los problemas habituales que han de resolverse en la “última milla”.

Puedes ver más información sobre la Localización Inteligente y su impacto en los siguientes enlaces:

State of Location Intelligence 2018

Location Intelligence for Dummies

 

Comentarios/1

  • ava
    26 de enero de 2018 11:58:33

    Muy interesante Ignacio