Please enable JS

La transformación digital: transformación de las personas

Transformación Digital de las personas

La transformación digital: transformación de las personas

08/11/2017 / Mario Yelamos Rebolledo /Transformacion digital

Mucho se ha escrito del concepto de la transformación digital, como axioma del cambio disruptivo que está provocando en la sociedad y más concretamente en las empresas y administraciones públicas.


La transformación digital, especialmente en corporaciones, si me permitís el término, clásicas, que tradicionalmente tenían pocos cambios estructurales y de modelo de negocio, está provocando tensiones en las estructuras de las empresas, especialmente en mandos intermedios.

Es en este segmento de mandos intermedios donde la digitalización de las empresas tiene mayor penetración y necesidad de adaptación. Los mandos intermedios son el nexo de unión entre las decisiones de la dirección de la empresa y los empleados de departamentos productivos, donde la digitalización incide en sus diferentes vertientes: cambios de modelos productivos, cambios de skills de trabajadores, nuevos modelos de negocios…

Además este segmento de profesionales es básico para la consecución de los objetivos de digitalización establecidos por la Dirección General. Si una empresa emprende el camino de la Transformación Digital sin contar con los mandos intermedios, se verá abocada al fracaso absoluto.

Por el contrario, si la Dirección General identifica que estos mandos intermedios pueden ser un obstáculo insalvable para la consecución de la digitalización de la empresa tendrá que tomar una decisión respecto si hacer un ajuste drástico en este tipo de perfil, o bien concentrar la digitalización en nuevos modelos de negocio ubicados o bien en departamentos diferenciados, o mejor aún en una nueva empresa, que nazca digital, y que permita el desarrollo de nuevos modelos de negocio o que recoja los servicios y/o productos digitalizados en la organización.

Aquellas empresas que hayan comenzado su digitalización, deben tener presente algo importante: su empresa estará siempre en constante cambio, nunca más su empresa tendrá una organización estable a lo largo de varios años.

Este aspecto, el cambio constante, es importante en las acciones de concienciación y formación de empleados. El cambio debe ser natural, no debe sorprender y debe generar pocas tensiones internas en la empresa.

De nuevo este aspecto incide de forma importante en los mandos intermedios de las organizaciones, ya que la digitalización genera estructuras de gestión más planas, más sencillas y, además, muy flexibles para adecuarse a cada cambio digital que tanto la empresa, su competencia y/o su sector tenga que asumir.

Dado que el cambio es un factor habitual en la sociedad digital en la que estamos sumergidos, las corporaciones deben constantemente de impulsarlo periódicamente, sin demorar su aplicación, dejando atrás conceptos obsoletos de “promoción, despromoción del personal” si no simplemente cambios de funciones y responsabilidades que no están asociadas a las capacidades ni experiencia de los profesionales sino a la necesidad de adaptación ágil de la empresa a un nuevo contexto.

La transformación digital es más una actitud que un tema tecnológico, y por ello las organizaciones deben prestar la atención en las personas, sus resistencias internas al cambio, sus miedos y capacidades… y de la tecnología no se preocupen, para eso estamos en IECISA.

Comentarios/1

  • ava
    14 de noviembre de 2017 11:52:40

    Muy interesante