Please enable JS

La inevitable normalidad de la Ley

La inevitable normalidad de la Ley | IECISA

La inevitable normalidad de la Ley

08/09/2020 / José Estañ Bistuer /AdmonDigital2020

Quienes por motivos profesionales o por afición -hay gente para todo- acostumbran a leer disposiciones legales, sin duda se habrán sorprendido al encontrar una serie de ideas y conceptos muy actuales en el texto del Anteproyecto de la Ley de trabajo a distancia. Estas ideas y conceptos son muestra de un acercamiento del legislador a la realidad cotidiana. Y es que la realidad últimamente se muestra tan inevitable y contundente, que le resulta imposible pasar desapercibida ante nadie.


Leyendo este anteproyecto es fácil hacerse la ilusión de que los poderes ejecutivo y legislativo están empezando a dejar de ser decimonónicos para dar un salto al siglo XXI. Porque a saltos hemos avanzado en los últimos meses a causa de la pandemia, que si algo bueno ha tenido ha sido sacar lo mejor de las empresas y sus trabajadores y trabajadoras para aprovechar la tecnología a su alcance y mantener activos los proyectos iniciados, así como para emprender los previstos y definidos cuando nadie podía imaginar una situación como la actual.

Así las cosas, a la Ley no le ha quedado más remedio que volverse moderna y ha empezado a hablar de algunos temas y situaciones que son habituales en las conversaciones profesionales, familiares y de café, pero que resultan en cierto modo novedosas cuando se ven impresos en el texto de un anteproyecto de Ley.

Nos referimos a las siguientes expresiones que, de manera no literal, entresacamos del texto legal:

  • El trabajo a distancia puede contribuir a la lucha contra la contaminación, a revitalizar los núcleos de población rural.
  • El tiempo de trabajo y el derecho a la desconexión adquiere una dimensión especial en el caso de las personas que desarrollan trabajo a distancia.
  • Como riesgos específicos del trabajo a distancia se señalan el sedentarismo y el uso intensivo de pantallas de visualización, o las condiciones de aislamiento y el uso de dispositivos digitales, que pueden derivar en la actualización de riesgos psicosociales, incluyendo el estrés tecnológico o las adicciones tecnológica.
  • El trabajo a distancia es una forma de trabajo que puede facilitar el cuidado de los menores y dependientes, sin embargo puede perpetuar roles de cuidado si es utilizado mayoritariamente por las mujeres.

Basten como muestra de la puesta al día del legislador estás alusiones a la España Vaciada, el derecho a la desconexión, las adicciones tecnológicas y los roles de género.

Añadimos estas incorporaciones a otras novedades que las leyes poco a poco han ido integrando en sus articulados: documentos electrónicos, certificados de firma electrónica, sellos de tiempo, firma manuscrita electrónica, expediente electrónico, derecho al olvido, portabilidad digital, testamento digital, Administración Electrónica, Identidad digital…

Queda mucho por hacer, pero afortunadamente empezamos a ver que, en esta especie de escenario de ciencia ficción en el que desde hace unos meses nos movemos, los Boletines Oficiales miran hacia adelante y empiezan a ser un reflejo de la tecnología habitual y de las inquietudes actuales de los ciudadanos. Ya iba siendo hora.

 

Anteproyecto de la Ley de trabajo a distancia

Comentarios/0


AUTORES