Please enable JS

La aceleración del cambio. Integrando personas y tecnología

La aceleración del cambio. Integrando personas y tecnología

La aceleración del cambio. Integrando personas y tecnología

12/09/2019 / Angela Sánchez-Paus Castaño /Transformacion digital

Hace tiempo que la tecnología ya está entre nosotros y no solo ha venido para quedarse, sino que seguirá ahí evolucionando y revolucionando nuestra vida cotidiana. El mundo está en continuo cambio y cada día las personas estamos más integradas con las nuevas tecnologías, tanto, que ahora mismo ser propietario de un smartphone o un ordenador no supone ninguna novedad. Lo realmente innovador es lo que las personas estamos haciendo con dicha tecnología: gracias a las redes sociales establecemos comunidades virtuales que nos mantienen unidos pese a la distancia e informados en tiempo real de las novedades acaecidas, las plataformas digitales nos permiten realizar cualquier compra desde cualquier lugar y las nuevas aplicaciones nos ofrecen variedad de opciones, accesibles en todo momento y desde cualquier sitio…. Nos relacionamos, accedemos a la información y consumimos de una manera diferente.


Es curioso cómo esta asociación sociedad-tecnología está condicionando nuestros comportamientos (compra por internet, consulta de opiniones de otros usuarios antes de irnos de viaje, actualización del perfil de facebook…), nuestros gustos (seguimos consejos de influencers, leemos libros digitales...), nuestros hábitos (consultamos el whatsapp antes de acostarnos y nada más levantarnos, conocemos las noticias y la información del mundo a través de la prensa digital...), incluso nuestras preocupaciones y forma de vida han cambiado: parece que te falta algo si sales de casa sin el móvil, por no hablar de la importancia que le dan los jóvenes a dar o recibir “likes” en su perfil de Instagram.

Dentro de este ecosistema, las personas somos un pilar significativo. Sin darnos cuenta, la tecnología se ha introducido en nuestra vida y nos hemos ido adaptando a ella. Lo hemos hecho a diferentes velocidades: según nuestras inquietudes y nuestras necesidades hemos conocido sus ventajas y las hemos incorporado en nuestro día a día. El grado de digitalización de las personas que tenemos a nuestro lado también contribuye a ello, la ayuda que recibimos de los más jóvenes acelera la adquisición de conocimiento de los mayores. Los nativos digitales viven una realidad que los que no pertenecemos a esta generación nos cuesta imaginar.

Los expertos afirman que en los últimos 10 años hemos sufrido más cambios que en todo el siglo anterior, y aumenta la sensación de vértigo pensar en lo que está por venir y en la multitud de posibilidades de lo que ya estamos hablando pero que aún no tenemos a nuestro alcance: la tecnología 5G, los vehículos autónomos que no precisan de conductor, la asistencia sanitaria a distancia, la generación de nuevos modelos educativos o la llegada del hombre a Marte, son algunos de los aspectos que volverán a revolucionar nuestras vidas en las próximas décadas.

El nuevo paradigma tecnológico, un reto para las organizaciones


La incorporación de tecnología en las empresas y organismos públicos no es algo nuevo, es un modo de avance y desarrollo organizativo que lleva tiempo produciéndose. Sin embargo, esta nueva realidad social hace que el entorno empresarial ponga el foco en cómo trasladar las ventajas de la tecnología y sus posibilidades al ámbito laboral. Es en este momento cuando se inicia la denominada “Transformación Digital”.

Hablamos entonces de entornos VUCA (acrónimo que proviene de los términos ingleses Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity), organizaciones líquidas, metodologías ágiles, nuevos modos de comunicación y colaboración entre los profesionales que se relacionan dentro y fuera de una organización, nuevos espacios de trabajo, movilidad, conciliación, nuevas formas de gestionar el talento, nuevos estilos de liderazgo, inteligencia artificial...

Se trata de un contexto que se caracteriza por la rapidez, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, debido a los constantes cambios a los que está obligado a dar respuesta, y a la velocidad en el tiempo en la que éstos se producen. Esta situación obliga a las organizaciones a revisar más a menudo su estrategia y a ser ágiles en la adaptación a los nuevos cambios si quieren permanecer en el mercado, lo cual exige a los profesionales que se relacionan con ella un cambio de mentalidad y un cambio en la forma de hacer las cosas.

La evolución se acelera. Nuestra experiencia en la gestión del cambio


El cambio que necesitan las organizaciones para adaptarse a este nuevo entorno no es ni fácil ni rápido en el tiempo. Hablamos de generar un cambio de valores, de cultura y de forma de hacer las cosas, lo que hace que las organizaciones necesiten la presencia de expertos que les asesoren y les ayuden a afrontar esta nueva situación, facilitando los procesos de implantación de la nueva tecnología y acompañando a las personas en la adopción de los nuevos modelos de trabajo.

Desde mi experiencia, es importante contar con un equipo competente en gestionar el cambio que afecta a las organizaciones, ligado a la tecnología y a las áreas de Recursos Humanos, avalado por certificaciones especializadas en metodologías de Change Management, que haga factible la evolución de cualquier entorno laboral hacia una cultura en la que el empleado se sienta confortable en un entorno de cambio continuo, en torno a estos ejes:

  • El estudio de las características propias de cada organización
  • La elaboración de un Plan de Cambio adecuado a cada cliente, en función de los objetivos definidos por la dirección
  • La creación de un marco común que recoja y aumente sinergias entre las diferentes iniciativas de la organización orientadas a la transformación digital
  • La apuesta decidida por las personas como centro del proceso de cambio
  • La adaptación a los nuevos entornos de trabajo
  • La superación de cada dificultad de una forma rápida y sencilla que permita crear nuevas oportunidades de evolución y crecimiento para la entidad

De esta manera conseguimos que se adquieran las nuevas formas de hacer las cosas y se mantengan en el tiempo. Solo tendremos la oportunidad de ayudar a los clientes y llevarles nuestros conocimientos si previamente analizamos el impacto del cambio en la organización y detectamos las debilidades o necesidades que tienen, para posteriormente elaborar una hoja de ruta que nos indique cómo afrontar el cambio, sin dejar de hacer posteriormente un seguimiento que nos permita ir monitorizando el resultado obtenido.

Nos enfrentamos a una realidad que requiere herramientas adicionales a los Planes de Comunicación y Formación tradicionales. El liderazgo del CIO y el apoyo de la dirección se convierten en una pieza clave para asegurar el proceso, para que la fusión entre la tecnología y las personas logre un cambio permanente que permita a la organización seguir desarrollando nuevas competencias digitales.

Comentarios/0