Please enable JS

¿De qué hablamos cuando hablamos de Sanidad Digital?

¿De qué hablamos cuando hablamos de Sanidad Digital? | IECISA

¿De qué hablamos cuando hablamos de Sanidad Digital?

27/02/2019 / Alfonso Javier De La Peña Conde /Sanidad

Si pensamos en movilidad asociada a la salud, lo primero que se nos viene a la cabeza son tabletas, móviles y video consultas. Y sí, algo de eso hay, pero la gran revolución de la medicina digital significa mucho más y va más allá de que el médico pueda atender al paciente por video llamada.


La tecnología y la innovación están cambiando la manera de hacer las cosas; la movilidad de la que tanto se habla afecta directamente a los procesos de todas las industrias y sanidad no es una excepción. En el sector sanitario la movilidad está afectando directamente a la gestión de centros y a la labor asistencial, con nuevas funcionalidades y procesos administrativos, pero debe cumplir dos requisitos fundamentales. El primero es la exigencia de que el ciudadano siga siendo el eje central de las nuevas soluciones y el segundo es que el recurso tecnológico no puede en ningún caso sustituir al profesional médico.

Con el paciente en el centro de toda la actividad, la incorporación de la tecnología a los procesos sanitarios tiene tres escenarios fundamentales: a pie de cama, atención remota y experiencia del paciente hospitalizado.

Contar con un dispositivo a pie de cama permite a todo el personal asistencial una atención más ágil y mejor. En el caso de los médicos, a la hora de pasar visita por la habitación tienen acceso a toda la información médica (y toda es toda: la historia clínica del paciente completa, con imágenes, pruebas diagnósticas, medicación…) disponible en el iPad. El especialista ve al paciente con toda la información relevante presente y accesible. Si miramos a la actividad de enfermería, también mejoran los procesos de administración de fármacos, la toma de constantes, la evaluación y realización de cuestionarios, la recogida de información, etc. 

En el segundo escenario, el de atención remota, la tecnología aplicada a la sanidad digital consigue que el dispositivo recabe la información sobre el estado de salud del paciente: actividad, sueño, nutrición y atención plena. Y así, los datos (la tensión arterial, la glucosa en sangre, el peso, las medidas corporales, las constantes del corazón…) están siempre a mano y el paciente los puede compartir con su equipo de seguimiento, si tiene una enfermedad crónica, o con su equipo médico para consultas rutinarias. De la seguridad y de la custodia del dato debe ocuparse también la tecnología, por supuesto: la aplicación recopila y almacena los datos para que el paciente los tenga siempre controlados en su dispositivo; y el paciente decide qué tipo de información quiere compartir y quién puede acceder a ella. Esos datos están permanentemente actualizados y protegidos. Parámetros que el paciente decide compartir con su médico e incluso más allá, con instituciones científicas para participar en estudios clínicos y contribuir con sus datos a investigaciones médicas. Es decir, la sanidad digital, aporta -a través de los datos- ventajas también para la investigación médica. 

Los estudios demuestran que cuando una persona adquiere un papel más activo en su cuidado y se compromete con la mejora de su salud, su experiencia mejora… y por supuesto, su salud también. Ante este objetivo principal, el dispositivo móvil (iPad, Apple Watch o iPhone) se convierte en una herramienta útil, que aporta las claves para mantener y conservar una vida saludable. Y que, además, en caso de enfermedad crónica, permite mantener un seguimiento cómodo, seguro y ágil sin tener que acudir al centro médico. Los avances en tecnología sanitaria ofrecen importantes beneficios y ventajas, que los españoles, según la encuesta de Usuarios 2018 sobre Sanidad Digital de España de Accenture, ya están descubriendo.

Y el tercer escenario, se centra en la transformación de la experiencia del paciente hospitalizado. Recordemos que el paciente debe ser el centro de la transformación digital, incluso cuando está hospitalizado. La idea es evolucionar desde la manera actual de interactuar con los pacientes hospitalizados hacia servicios avanzados que permitan transformar la manera en que el hospital se relaciona con ellos y sus familiares, con especial foco en aspectos relacionados con la humanización de la estancia. El paciente puede comunicar y recibir información relevante de manera instantánea y conveniente. Este intercambio de información puede incluir elementos como la planificación diaria para ese paciente, una llamada avanzada a enfermería, la selección del menú de dieta libre, el paquete de bienvenida del hospital con información relevante de cara a la estancia, cuestionarios de evaluación de la estancia y el servicio, etc. Todo esto está recogido en una consola de servicios accesible desde la propia cama, que permite además comunicar al paciente con su familia, y que por supuesto incluye el acceso a todo un ecosistema de Apps de ocio y entretenimiento.

La transformación digital de la sanidad supone una mayor eficiencia y un indudable ahorro de costes y también una mejora en la calidad asistencial. La tecnología y la innovación van a permitir impulsar un nuevo modelo sanitario. Somos conscientes de que movilizar procesos no es una tarea sencilla, por eso la elección de la plataforma por un lado y del integrador y desarrollador por otro, se convierten en una decisión estratégica. En IECISA contamos con uno de los mejores socios posibles en tecnología móvil y con la categoría de Apple Authorised Enterprise Reseller nos hemos convertido en la primera empresa integradora para abordar cualquier proyecto de transformación digital. En el sector sanitario, la experiencia y potencia de Apple nos está permitiendo ya ayudar a las instituciones sanitarias a impulsar la verdadera revolución en sus procesos asistenciales para ofrecer esa auténtica sanidad digital.

Comentarios/0