Please enable JS

De Cristóbal Colón a las nanopartículas inteligentes

De Cristóbal Colón a las nanopartículas inteligentes | IECISA

De Cristóbal Colón a las nanopartículas inteligentes

03/03/2020 / Silvia Soriano /Transformacion digital

Las tres piezas claves de una estrategia de Gestión Inteligente de la Información para la transformación digital de los procesos son: comprender a los usuarios, anticipar el valor de la información y redefinir la integración de la información. En el siguiente post explico por qué la Gestión de la información en las organizaciones debe ser inteligente y conectada.


“Nunca se llega tan lejos como cuando no sabes hacia dónde te diriges” dicen que afirmó Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492 al llegar a la isla de Guanahani, actualmente en Las Bahamas. ¿Sabemos hacia dónde nos dirigimos en los próximos cinco años? Si consideramos que según un estudio[1] de 2013 el 90% de todos los bytes existentes en ese momento se habían creado tan solo durante los dos años anteriores, es probable que la respuesta a la pregunta sea aproximada, o directamente negativa.

Los nativos digitales están impulsando nuevas formas de trabajar en las organizaciones e introducen nuevas tecnologías en empresas y en nuestros clientes. A ello se suman entornos regulatorios cada vez más complejos y la cuarta revolución industrial, un punto de inflexión para la humanidad.

El desafío de los datos


En el núcleo de esta nueva ola de transformación digital está la inteligencia artificial. Si la llevamos al terreno de los datos, maneja ingentes volúmenes de información, convirtiendo precisamente al dato en el centro de la información inteligente. La infografía realizada por la consultora Domo Data Never Sleeps 6.0[2] muestra las interacciones realizadas cada minuto en Internet, unas estadísticas que confirman el aumento exponencial del volumen de datos año tras año[3]. A modo de ejemplo, durante esos 60 segundos se visualizan 4.333.560 de vídeos en YouTube; 473.400 de tuits son enviados y 49.380 fotografías se cuelgan en Instagram.

Si ponemos el foco en IoT, según estimaciones de Gartner, este mercado crecerá por encima de 1 billón de dólares en 2025 y cifra la empresa consultora y de investigación de las tecnologías de la información en 200 billones el número de dispositivos conectados en 2020. En el caso de España, las industrias parecen haber superado la fase de prueba del IoT para entrar en una nueva fase en la que demandan cada vez más desarrollos y aplicaciones concretas de proyectos y soluciones IoT[4]. Todas estas aplicaciones y dispositivos vuelcan datos.

Otro tema importante en el que aún falta mucho por evolucionar y que contribuirá a ese incremento exponencial del volumen de datos a analizar por las empresas es el procesamiento de lenguaje natural, así como la necesidad de integración de datos estructurados y no estructurados, el cual ha mejorado en los últimos años mediante técnicas de inteligencia artificial que permiten identificar elementos que aparecen en fotografías o vídeos.

Cómo aportan valor los datos que genera IoT


Retomo en este punto Internet of Things para resumir en tres las motivaciones que empujan su adopción por las empresas, las cuales son las mismas que impulsaron las tres revoluciones industriales previas: mejorar la eficiencia de las operaciones, mejorar la productividad y crear nuevos flujos de ingresos.

“Mejorar la eficiencia de las operaciones, mejorar la productividad y crear nuevos flujos de ingresos resumen las principales motivaciones que empujan la adopción de IoT por las organizaciones. Las mismas que impulsaron las tres revoluciones industriales previas”

Detengámonos en cómo consigue estas mejoras. IoT aporta valor de tres formas: en primer lugar, mediante el control y monitorización de activos, con información muy básica referida a dónde está el dispositivo, qué está haciendo o si está apagado o encendido.

La segunda fase en la aportación de valor de Internet of Things, centrada en predicción y acción, tiene mayor interés. ¿Cuándo fallará la rueda? ¿Cuándo está lleno el tren? ¿Cuándo se sobrecalentará? ¿Qué puedo hacer al respecto? Encontramos un caso real de reciente aplicación en el metro de Barcelona, que muestra en los andenes el nivel de ocupación de los vagones, mejorando así la imagen de la compañía y la eficiencia, además de dar cumplimiento a requisitos legales sobre conservación de datos.

Por último, IoT consigue potenciar nuevos modelos de negocio de producto a servicio, interacciones con clientes accionadas desde los datos o reinvención del negocio. Un ejemplo puede ser el fallo de un dispositivo que activa un proceso que avisa a los técnicos, reinventando el proceso. Llegamos así al “data-driven process”, es decir, datos que activan procesos.

Gestión inteligente de la información


El requisito esencial para lograr esta aportación de valor a la organización pasa por una Gestión Inteligente de la Información, que podemos definir como la estrategia que se apoya en servicios de contenido y plataformas para afrontar los retos de la transformación digital de comprender, anticipar y rediseñar las experiencias con empleados, clientes y colaboradores en los procesos de negocio.

“La Gestión Inteligente de la Información es la estrategia que se apoya en servicios de contenido y plataformas para afrontar los retos de la transformación digital de comprender, anticipar y rediseñar las experiencias con empleados, clientes y colaboradores en los procesos de negocio.”

La importancia del dato como el recurso más importante del planeta, como el “nuevo petróleo”, ya la señalaba The Economist en su portada del 6 de mayo de 2017, “The world`s most valuable resource. Data and the new rules of competition”.

En mi caso, utilizaré otra metáfora, las nanopartículas mesoporosas de sílice en las que trabaja la investigadora española María Vallet, dentro de las cuales se introduce un cóctel de fármacos para detectar las células cancerígenas. Las nanopartículas se activan a través de estímulos externos como ultrasonidos y liberan el fármaco que mata la célula. Al igual que operan estos métodos selectivos, que permiten incidir sin dañar las células sanas del entorno[5], así hemos de actuar con la información en nuestras organizaciones.

“Al igual que operan estos métodos selectivos, que permiten incidir, sin dañar, células sanas del entorno, así hemos de actuar con la información en nuestras organizaciones.”

Manejar con agilidad la información es un importante reto de todas las empresas. Necesitamos disponer de la información correcta, fiable y que cumpla con las normativas legales en el momento preciso dentro del proceso de negocio, porque una información en exceso y mal distribuida es perjudicial. Mejorar el tiempo en el que se toman decisiones es un factor decisivo para asegurar no solo la competitividad, también la supervivencia de las organizaciones.

Descarga el informe Cómo convertirse en una Empresa Inteligente y Conectada para conocer cómo implantar las tres piezas que integran una gestión inteligente de la información en tu organización.


[1] 2.5 quintillion bytes of data created every day. How does CPG & Retail manage it? 

[2] Data Never Sleeps 6

[3] El gran mapa del Big Data: ¿de dónde vienen todos nuestros datos?

[4] Things Matter 2019: la experiencia del usuario de IoT en España

[5] María Vallet Regí: «En el plazo de diez años podrían llegar los implantes y los fármacos contra el cáncer personalizados

Comentarios/0