Please enable JS

‘Tienda viva’, experiencia de compra en un comercio digitalizado

Actualidad

ACTUALIDAD

NOTICIAS

‘Tienda viva’, experiencia de compra en un comercio digitalizado
04/junio/2018
'ARExperience, Innovación Experiencial en el Punto de Venta’ es un proyecto I+D+i ejecutado por IECISA y el Instituto I3B de la Universidad Politécnica de Valencia, financiado a través del CDTI, que aplica tecnologías disruptivas que revalorizan el punto de venta

ARExperience (Augmented Retail Experience), una actuación financiada a través del Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial y cofinanciada con fondos FEDER a través del Programa Operativo Plurirregional de crecimiento inteligente 2014-2020, que nació con la ambición de aplicar tecnologías disruptivas que revaloricen el punto de venta, ya es una realidad, que los visitantes de la tienda Fnac San Agustín en Valencia, pueden probar desde el pasado 7 de mayo.

“La aplicación de técnicas de neuromárketing e inteligencia artificial para mejorar la experiencia del cliente, permitiendo al retailer conocerlo mejor y adaptarse a sus necesidades. Eso es ARE. Un motor de inteligencia operando sobre un heterogéneo ecosistema tecnológico destinado a implementar el concepto de ‘Tienda Viva’, que se readapta dinámicamente según las condiciones y objetivos a lograr”, explica Javier Hernanz, responsable del proyecto y consultor del Área de Experiencia de Usuario, Movilidad y Realidad Sintética, perteneciente la línea de negocio de Canales Digitales y Robotización.

Aumento de la experiencia sensorial y la interactividad del espacio de venta físico

Conocimiento avanzado del cliente, experiencia de compra diferencial, omnicanalidad, vinculación y fidelización del cliente o incremento del gasto medio, son algunos de los grandes retos del retailer en el mundo digital, a los que ARExperience intenta dar respuesta.

Los visitantes encontrarán un stand de Realidad Aumentada (cuya funcionalidad podría instalarse dentro de la apps móviles de los clientes), que ofrece experiencias sensoriales aumentadas con productos en el propio espacio, y podría permitir además completar el proceso de compra desde el terminal. “Las posibilidades de mejora experiencial son varias. Actúa como localizador de productos y contiene un componente de gamificación, además de ofrecer una información adaptada al cliente”. Añade Hernanz que “al retailer le ofrece una valiosa información sobre qué productos son los más buscados, demandados, o de los que se esperan promociones. Además, permite la personalización mediante asistentes virtuales, respetando las filosofías de marca tanto de los productos como del establecimiento”.

En la tienda también se han instalado una malla de sensores HBT, (Human Behaviour Tracking) que capturan los movimientos, flujos y rutas de clientes en el espacio físico permitiendo explotar la información desde el punto de vista analítico y predictivo. Se trata una red de cámaras tridimensionales interconectadas que detectan el número de personas que hay en el establecimiento y sus movimientos, “sin posibilidad de error”, matiza Herranz, “lo que permite, no sólo obtener métricas del comportamiento, sino que también ofrece oportunidades para mejorar la experiencia de compra y gestionar activamente el punto de venta, pudiendo, por ejemplo, enviar notificaciones a los vendedores para que acudan a ayudar a clientes que dudan o no encuentran lo que buscan”.

Una solución de Realidad Virtual (VR) completa el recorrido de esta experiencia digital, aplicada, en este caso, a los populares cofres regalo de Smartbox. Consta de dos gafas de VR y un panel interactivo desde donde se seleccionan y proyectan de forma sincronizada vídeos inmersivos relacionados con una selección de productos, “y esto es lo novedoso”, destaca Hernanz, “que las dos personas ven libremente la misma experiencia con indicaciones de dónde mira su acompañante, algo de especial interés para este tipo de productos consumidos en muchas ocasiones en pareja, con amigos, etc.”

Transformación digital del comercio tradicional

Otras soluciones ya disponibles con este objetivo de mejora experiencial en tienda física, aunque no implantados en el piloto actual, son expositores aumentados, video-walls interactivos, estanterías con reconocimiento de productos recogidos, sondas ambientales (temperatura, iluminación, ruido, ...) y sociales, cartelería digital avanzada, cuevas inmersivas, dispositivos de estimulación olorosa, auditiva y visual, software de guía para rutas indoor y asistentes robóticos humanoides.

Como apuntan desde Fnac, el futuro del retail trasciende ya la venta de productos para ofrecer experiencias de compra mediante tecnologías disruptivas en el sector y ése es el motor del concepto de Tienda Viva. La inteligencia artificial ayudara a entender más el comportamiento de los clientes, y permitirá mejorar aún más la experiencia de los clientes.